FM 100.3 Chimiray

Apóstoles - Misiones

Radio Chimiray, la primer radio con mensaje nativo y propio en la región con programaciones y con conexiones a cadena nacional hoy con una página en Internet que es motivo de orgullo y satisfacción por su diseño y manejo.
Radio Chimiray una radio que nació con música de nuestros colonos inmigrantes y de la región.

 

 

  JUAN ELIAS  STRUSA: “EL JUANCHO STRUSA” 

CON EL AROMA DE PITANGAS EN LA PIEL Y EL ALMA 

 

Lo conocí al Juancho desde siempre porque era una de esas personas que seguramente difícilmente pasan desapercibidos por la vida, una de esas personas que quedan en la historia, no por haber hecho grandes obras sino por que lo mucho o poco que hicieron por su pueblo lo realizaron con mucho amor. Lo conocí mejor cuando llegaba hasta el Centro Cultural para redactar juntos las notas de un legajo cargado de documentos solicitando la autorización de la licencia oficial para su Radio Chimiray, la primer radio con mensaje nativo y propio en la región y con programaciones con conexiones a cadenas nacionales y hoy con una página en Internet que es motivo de orgullo y satisfacción por su diseño y manejo. Con él me tocó viajar, siendo yo Director de Cultura Municipal hacia varias localidades del Río Grande do Sul (Br), aprovechando sus numerosos contactos a raíz de sus funciones en la Prefectura. 

Fuimos a Garruchos, ahí nos contaba de la rivalidad entre los vecinos de ambas orillas y el desafío de ambos sitios de denominarse Garruchiños de manera despectiva (hasta que los brasileros lograron ser municipio y el despegue), fuimos a Santiago, a San Miguel y a un sitio denominado San Antonio das Misiones, población de poloneses que conservan en sus rostros toda la fisonomía eslava, estar allí era como andar por Azara o la Colonia Apóstoles. El Juancho un espectáculo, una predisposición, una generosidad y un espíritu encomiable. En esos viajes compartimos algo más que su amistad, daba gusto escucharlo hablar con tanto cariño por lo suyo, amaba esas cosas simples que constituían el horizonte cotidiano de su sencilla existencia, en algunos de esos periplos acompañados por el intendente Edgardo Vera, con el contador Julián Tarnowski y Tito Vialey. 

Juan Elías Strusa nació el 19 de setiembre de 1950, fueron sus padres Juan Strusa y María Moroz. Contrajo matrimonio con Santa Verónica Navarro de cuya unión nacieron dos hijos Diego Juan y Valeria Verónica y cuatro nietos: Valentina, Justina, Elías y Marina. A su hija Valeria se le llenan las pupilas de emoción y su sonrisa se agranda como una flor primaveral cuando habla de su padre: -“Vivió en la Estación, le encantaba ir al Chimiray cuentan sus hermanas, desde chico fue solidario y estudioso. Iba a la vieja escuelita 71 y adoraba a su maestra doña Rosa Potiliscki siempre se acordaba de ella y le saludaba en su día y en su cumpleaños. Más tarde en la Normal era muy inquieto, le interesaba la fotografía, las comunicaciones, esa inquietud la compartió con Hugo Oyomek, tuvo su moto Ariel y fue con el Negro Issler a la Aerotransportada a Córdoba, al volver comenzó con el ingreso a Prefectura y aplicaba todo lo que había aprendido en motores de lancha al Citroën de su hermana Francisca. Se casó en Córdoba en el año 1976, luego se vinieron a vivir a Garruchos y en 1986 a Apóstoles. Hizo un curso de piloto privado se recibió en 1989, fue radioaficionado, y su gran pasión el periodismo, junto a Gabriel Boreski en la vieja FM La Voz hacían el programa Así es Ucrania y luego la llevan a la tele por CVA.Junto a Miguel Labay realizaron varios raid acuáticos entre ellos uno saliendo desde el Chimiray llegaron a Yapeyü.” Agregó su hija.  

Al Juancho era lindo escucharlo en su programa radial que marcó historia en el amanecer apostoleño, ahí con su amigo “Melenita Vareniza” ,con su vecino “el maestro Pezarini” divertían hablando de cosas habituales y con un toque de humor peculiar, con acento clásico de voz en ambos, la gente se solazaba escuchando “chamamés” y ellos se explayaban conversando la mayoría de las veces “pavadas lindas”, sano humor mechado con anécdotas, secuencias de vida de personajes clásicos de la región, y a cada uno de ellos le ponían un apodo muy pintoresco. Recuerdo el que sería seguro su último programa, porque ya estaba muy enfermo, escuché que decía con su peculiar tinte de voz, refiriéndose a su hijo “mirá el Diego…, parado ahí, me mira …y no dice nada” Claro es que el Diego quería retener para siempre en la retina la figura fraterna de su padre, en silencio o aguantando las lágrimas, lo miraba con cariño y admiración ya que quería guardar para siempre en su corazón y en su alma esa estampa querida que inexorablemente se marchaba hacia otra dimensión, desconocida por cierto, pero existente. Y el Juancho ese muchacho bueno y noble que hablaba de los paisajes plagados de aroma de pitangas del Chimiray se durmió para siempre y se quedó a vivir a escasos metros de su radio, de su casa, de sus familiares y desde donde por las mañanas levantaba el ánimo de la gente “hablando pavadas” como me confesara en una ocasión en una charla de amigos que tenían un amor común por esta tierra colorada. Y el Juancho se quedó en las aguas del Río Uruguay, ese río de los pájaros y de los sueños, se quedó abriendo siempre su corazón generoso hacia la gauchada, pergeñando ilusiones y sueños para el bienestar de su gente. Amaba la pesca y como pescador tenía mil anécdotas picarescas, hablaba de duendes y lobisones ,recordaba con mucha lucidez anécdotas de innumerables personajes de su “Apóstoles Querido ”y en especial de ese barrio Estación Apóstoles, cargado con fábulas llenas de ruidos a locomotoras y rieles, historias surgidas entre taxistas y pasajeros en los andenes de trenes del ferrocarril Urquiza, en ese páramo nostálgico especie de plazoleta frente al almacén de Don Pasternik. Ese barrio Estación con protagonistas clásicos como Doña Telé ,Tito Smijoski, los Escalante , los González, Barceló ,aquel soldado de las Malvinas que no quedara bien de la cabeza y que una vez se me ofreció para blanquear la escuelita 71 para un 25 de Mayo, y tantos otros que cierta vez seguramente serán tema de alguna nota en esta columna , relatos que solamente él sabia pintarlos de manera propia, original y exquisita porque estaba plenamente enamorado de ese pedazo de paisaje que tanto amó. Victima de una penosa enfermedad falleció el 21 de enero del 2006. 

El Juancho Strusa festejaba la vida y disfrutaba de ella, una mañana el amanecer de la región se quedó sin el programa que a él le encantaba hacer antes de ir al trabajo, su casa quedó con una silla vacía ,sus familiares extrañando su presencia y llorando con mucho dolor la inexplicable decisión de altísimo que un día concluyó poniendo un punto final a su existencia terrena y nosotros añorando sus experiencias de vida pletóricas en aromas de pitangas nacidas a orillas de su querido arroyo Chimiray.

Mario Zajaczkowski

 

 

 

Radio Chimiray FM 100.3 mhz LRT 723 - De Santa Verónica Navarro

B° 21 de septiembre casa 36 - (3350) Apóstoles Misiones 

e-mail: radiochimiray@hotmail.com - www.chimirayradio.com.ar

Tel: (0758) 423937 - Cel: (03758) 15458993